Welcome to Evently

Lorem ipsum proin gravida nibh vel veali quetean sollic lorem quis bibendum nibh vel velit.

Evently

Stay Connected & Follow us

Gran Via de les Corts Catalanes, 566, 4t, A 08011 Barcelona | Tel. +660 156 373 | info@coaching-comunicacio.com

Simply enter your keyword and we will help you find what you need.

What are you looking for?

  /  Artículos   /  Los caballos también lo notan. ¿Has “notado” como se mueve la información emocional en el espacio?

Los caballos también lo notan. ¿Has “notado” como se mueve la información emocional en el espacio?

Quien haya oido hablar de las “constelaciones familiares”, o haya leído algo sobre ellas, y no haya participado nunca, debe pensar que se trata de una cosa mágica, que tiene que ver con la astrología o la astronomía. Ciertamente que las relaciones humanas son un misterio, pero la cosa no es tan celestial como parece, es bastante terrenal.

Las personas “notamos” muchas más cosas de las que somos conscientes. Otros mamíferos, como los caballos, también las notan y responden naturalmente a estas sensaciones, sin pensar-lo. En cambio, el inconsciente de los humanos está permanentemente registrando un cúmulo muy grande de informaciones que nuestra parte consciente ignora; de esta manera nuestra mente se puede dedicar a pensar sobre el futuro y el pasado, a pesar del presente. Si entrenamos nuestra percepción, podemos “notar” muchas informaciones que en el día a día se nos escapan. Esto es lo que hacemos en un taller de “constelaciones familiares”: afinar la percepción, hacer consciente una parte de la información inconsciente y sacar conclusiones de ello.

El nombre y el equívoco

La palabra “constelación”, que se refiere a las posiciones que tienen las estrellas entre ellas en un determinado conjunto, ha llevado a interpretaciones erróneas de las “constelaciones familiares”. La traducción al español de la palabra alemana que utiliza Hellinger, quien ha popularizado las “constelaciones familiares”, para la acción de representar en el espacio las posiciones de las personas de una familia es “posicionamiento”. Por tanto, deberíamos hablar del método de “posicionamiento” o de “configuración familiar”, pero nadie no nos entendería.

Cómo funciona el método de las “constelaciones familiares”

En un taller de constelaciones se investiga de que manera se relacionan los miembros de una familia, o de una organización, y si estas relaciones sistémicas respetan las leyes naturales que rigen los sistemas humanos. La idea es que algunas dificultades que las personas encontramos en nuestra vida tienen a ver con “enredos” que vienen de nuestros padres, de como nos educaron, o hasta de otras generaciones. En una empresa, algunas de las dificultades tienen que ver con la posición que toman algunas personas, fuera del lugar que les tocaría, o de cosas que pasaron hace años: herencias, absorciones, despidos, etc. Si en una constelación se encuentra alguno de estos “enredos” del pasado, la propia constelación sirve para empezar a deshacerlo, la constelación es un inicio de solución.

Para hacer una constelación hace falta que haya un “cliente”, una persona que desea resolver una dificultad persistente de su vida, y un grupo de personas dispuestas a centrarse en el caso. Quien conduce la constelación, el terapeuta o la terapeuta, hace las preguntas adecuadas para que el “cliente” pueda exponer claramente su demanda.

Constelaciones con caballos

Cuando hago “constelaciones con caballos”, también hay una persona que desea resolver una situación, familiar o profesional, pero en vez de representar las posiciones con personas dentro de una sala, uso los caballos dentro de un campo. A través de la conversación con el “cliente” se van produciendo cambios emocionales, y los caballos los van mostrando claramente en el campo. Solamente hace falta una persona experta en la comunicación de los caballos para ir descifrando las sensaciones. Igualmente, con caballos o con personas, se deshacen los enredos y quedan claras las situaciones que parecían enredadas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Publica un comentario