Welcome to Evently

Lorem ipsum proin gravida nibh vel veali quetean sollic lorem quis bibendum nibh vel velit.

Evently

Stay Connected & Follow us

Gran Via de les Corts Catalanes, 566, 4t, A 08011 Barcelona | Tel. +660 156 373 | info@coaching-comunicacio.com

Simply enter your keyword and we will help you find what you need.

What are you looking for?

  /  Artículos   /  ¿Podemos enseñar a nuestros hijos a ser felices?

¿Podemos enseñar a nuestros hijos a ser felices?

Hace unos días di una conferencia en Olot , dentro del ciclo de conferencias de Aula de Familia (organizado por el Institut Municipal d’Educació y otras asociaciones de padres y Madres de la comarca), con el título: “¿Podemos enseñar a nuestros hijos a ser felices?”. Más de cien padres y madres vinieron a escuchar algo sobre la felicidad de sus hijos. Quiero aprovechar este espacio para expresarles mi más sincera admiración.

Expliqué cómo la felicidad depende más de lo que sentimos, de las emociones, que de las realidades que nos toca vivir. También di algunas ideas para mejorar las emociones de los hijos: hacer que se sientan queridos, transmitirles nuestra aprobación, que sientan que confiamos en ellos, estamos orgullosos y que sabemos que les espera un gran futuro.

Son algunas ideas fáciles de decir, ¡pero tan difíciles de llevar a la práctica en el día a día! Cuando los hijos no hacen los deberes el día que toca, cuando dejan la mochila en medio del pasillo, cuando tiran la ropa sucia al suelo y no la recogen, cuando los profesores nos avisan porque no van bien, cuando nos parece que son egoístas porque no nos dejan reposar un poco… entonces es muy difícil pensar en su felicidad y decirles que los valoramos mucho.

Por este motivo me apetece mucho felicitar desde aquí a los padres y madres de la comarca, ya que, a pesar de las peleas cotidianas y a pesar de los esfuerzos educativos que no parece que den ningún resultado, todavía no han dejado de creer en la felicidad de sus hijos, ni han perdido la esperanza de que el amor dará los mejores resultados. Ahora más que nunca, cuando el futuro es más incierto y desconocido que nunca, las generaciones futuras necesitan que los adultos no perdamos la esperanza y que confiemos en ellos.

 

 

3 diciembre, 2007
3 diciembre, 2007
Publica un comentario