Welcome to Evently

Lorem ipsum proin gravida nibh vel veali quetean sollic lorem quis bibendum nibh vel velit.

Evently

Stay Connected & Follow us

Gran Via de les Corts Catalanes, 566, 4t, A 08011 Barcelona | Tel. +660 156 373 | info@coaching-comunicacio.com

Simply enter your keyword and we will help you find what you need.

What are you looking for?

  /  Notícias   /  Relaciones familiares peculiares: «Cartes a la mare»

Relaciones familiares peculiares: «Cartes a la mare»

Muy querido padre: No hace mucho me preguntaste por qué digo que me das miedo. Como de costumbre no supe qué contestarte; por un lado precisamente porque me das miedo y de la otra porque en la explicación de este miedo entran tantos factores que no podría, de palabra, razonar con una coherencia pasable».

Carta al pare. Fanz Kafka (traducido de la edición catalana Vic: Eumo editorial, 1989)

Así comenzaba Kafka la carta a su padre, que nunca envió … Aquí presento otras cartas: acabo de publicar mi tercer libro en solitario: «Cartes a la mare» . De momento ha aparecido la versión en catalán. ¿Es un libro autobiográfico? ¿De ficción? ¿O un ensayo? Esto ya me lo dirás tú, si lo lees. Y me gustaría que lo leyeras, claro.

El libro se basa en experiencias reales, en hechos vividos: el suicidio de mi único hijo, que ha marcado mi vida para siempre, los pequeños absurdos que he ido haciendo para sobrevivir a la catástrofe, los recuerdos de nuestra vida en común, los sentimientos que aparecen a bocanadas en mi día a día. En este sentido, es un libro autobiográfico; ¿quien escribe libros que no sean autobiográficos? Todos escribimos desde nuestra experiencia, nuestros recuerdos y sentimientos.

Pero el libro es una gran ficción: las cartas que mi hijo me escribe desde el más allá y que recojo en este libro no existen fuera de mi imaginación; ya me gustaría, pero mi hijo, desde que murió, no me escribe nada, ni cartas, ni correos electrónicos, ni notas en la nevera, ni Whatsapp. Las cartas que recojo en el libro son pura invención. Como el prólogo y el epílogo que acompañan la recopilación de cartas. Debo esta idea a Marta Luna, a quien estaré eternamente agradecida: ha sido una excelente compañera de camino y la mejor editora que pude encontrar. Sin la ficción, no acertaba la manera de encarar esta tarea que me había empeñado en hacer.

No sé si la tarea de escritura ha dado como resultado un ensayo. Estoy demasiado cerca del nacimiento de la criatura para poderlo captar. Esto es lo que ha considerado la editorial Octaedro, que ha incluido el libro en la colección de ensayo «Horizontes». Octaedro es una editorial rigurosa y con criterio, con la que ya había publicado un par de obras colectivas, así que me fío de ella.

Las reflexiones que aparecen en el libro sobre la salud mental, sobre el suicidio, sobre las relaciones entre padres e hijos o sobre la elaboración de un duelo como éste, pueden contribuir a enriquecer el conocimiento colectivo; suena muy pretencioso, por eso ni había pensado que mi modesto libro encajara en la categoría de ensayo; pero sí, tengo que reconocer que he querido poner mi granito de arena y contribuir a la narración social de unos sentimientos que son un gran tabú en nuestra comunidad. He tenido el atrevimiento de pensar que escribir este libro, aparte de servirme a mí, podía hacer pasar buenos ratos de lectura a algunas personas y podía servir para hablar de los sentimientos contradictorios y peculiares que construyen la trama de las relaciones familiares .

Si lees el libro, me encantará recibir tus comentarios, por aquí o por Facebook, o por donde quieras. Te dejo aquí una pequeña muestra de cómo habla mi hijo, Arnau Pol Albaladejo, en el libro que nunca escribió:

«Premià de Mar, martes 13 de octubre de 2015
¡Mira que eres terca, mamá!

¿Tú crees, que había que volver a Premià? Ahora, que si tú quieres vivir en Premià, tienes todo el derecho a hacerlo. Pero ya te lo dije varias veces: esto de Premià ya está pasado, mejor no pensar más. Y tú, venga terca. Siempre diciéndome que si «esto no lo tienes superado», que si «las cosas hay que hablarlas» … hasta tu «ya me contarás» del último día.
Y claro, yo, digno hijo tuyo, aún más terco. Ya lo sabes, que no he querido hablar nunca de eso. Nunca sabrás qué pasó, qué no te dije. Descubrí muy pronto que no valía la pena hablar contigo; simplemente, no entendías nada. Y cuando, después de que mi canguro de Premià insistiera mucho, por fin me decidí a hablar con papá, y él habló contigo, pues tampoco. O no lo escuchaste, o él no se supo explicar, o no entendiste nada, o él no había entendido nada. Con ocho años, yo ya sabía que no había nada que hacer «. (Cartes a la mare. Barcelona: Octaedro, 2.019)

Albaladejo, Marta (2019) Cartas a la madre. Barcelona: Octaedro.

Publica un comentario